EN PUNTA

 

CARRETERAS ESPAÑOLAS

Esta columna tratará fundamentalmente de los deportes de motor, pero también de vez en cuando tocaré otros temas relacionados indirectamente con este mundillo, como puede ser el tráfico, el mercado o la seguridad vial. Y en esta ocasión voy a referirme a las carreteras españolas en comparación con las de un país vecino: Francia, adonde he ido varias veces en los últimos años al vivir en la Alsacia uno de mis hijos con su familia. La pasada semana estuve unos días en Colmar, fuimos en coche hasta el aeropuerto de Madrid-Barajas y volamos hasta el de Basilea, donde nos esperaba mi hijo con el nuevo Peugeot 407 SW, que por cierto va muy bien.

En general, creo que la red de carreteras, autovías y autopistas de nuestro país es mejor que la del vecino, donde sigue habiendo por ejemplo muchos pasos a nivel en carreteras de solo dos carriles, autovías gratuitas con mucho tráfico y autopistas de peaje que son más caras de las de aquí. Sin embargo el mantenimiento de las francesas es mejor que el nuestro. Y también hay algunos detalles que favorecen la seguridad vial. Por ejemplo, en las autovías y autopistas hay  pequeñas áreas para aparcar o descansar aparte de  las áreas de descanso comerciales, con gasolineras, restaurantes, etc.

El miércoles pasado volvimos de Basilea a Madrid, la llegada del avión estaba prevista a las 21:10h, pero con las turbulencias y el viento, llegamos con cuarenta minutos de retraso. Salimos del aparcamiento de larga estancia de la T4 sobre las once de la noche, y allí comenzó nuestro particular “raid”. Primero para llegar hasta la A.4, en principio por la M40 y luego por la M30, con una ultima desviación hacia Córdoba en una curva derechas y salida desde el carril exterior con una curva a izquierdas y cerrada, que es así desde hace mucho tiempo. Mi mujer cogió el coche por la Mancha, con buen asfalto, lluvia y viento. En Almuradiel volví a coger el volante para pasar Despeñaperros y tirar hacia Córdoba, con las mismas condiciones metereológicas, pero justo al entrar en Andalucía, cambió a peor el firme de la autovía; baches, irregularidades en el carril de la derecha (el usado habitualmente por los camiones), charcos etc. Una alegría. Y otro dato de las autovías nacionales, el arcén es muy estrecho, lo que significa que si un camión o autobús tiene que pararse por cualquier avería, acaba ocupando una parte del carril derecho, con el riesgo de que venga otro vehículo similar por la autovía y choque.

Así que mucho cuidado cuando vayamos a una carrera, como aficionados, oficiales o llevando el coche en un remolque.

 J.J. MEDINA

Sobre J.J. Medina

Deja un comentario