EN PUNTA

 

MAL ROLLO EN LOS RALLYES DEL NACIONAL

Al acabar el Rallye do Cocido, primera prueba del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, se decidió la exclusión de dos coches de la categoría N5, los de Álvaro Muñiz y Adrían Díaz, que habían ganado la categoría y acabado tercero y cuarto de la general del rallye. Ambos vehículos estaban preparados por RMC, la estructura de Roberto Méndez, una de las más potentes de ambos certámenes, y además fabricante de estos vehículos. El motivo aducido por los comisarios técnicos tras una verificación de oficio al acabar la carrera, fue que no cumplían el reglamento técnico, por irregularidades en las manguetas de la suspensiones delanteras.

Como consecuencia de esta decisión, RMC Motorsport publicó en días posteriores un comunicado en el que relataba su versión de los hechos y la historia de estos N5, desde el momento en que marcharon a Argentina a ver estos coches, que allí fabricaba el preparador Baratero, y comenzaron a construirlos, bajo las indicaciones de la RFEDA, dirigida entonces por Carlos Gracia. Después empezaron a ser competitivos y esta temporada iba a ser importante para ellos. Además Roberto Méndez acusaba a sus principales rivales en esta categoría como instigadores de la verificación de los coches en el rallye gallego. Y lo más importante, anunció que RMC Motorsport no realizará la Copa N-5 mixta, que estaba prevista para tres temporadas, y que se retiraba de todas las pruebas del Nacional de Asfalto y de Tierra de esta temporada.

Un auténtico mazazo para estos certámenes, en los que RMC tenía un papel importante, y aparte de sus propios coches, llevaba las asistencia de un buen número de pilotos en los dos certámenes. Días después la propia federación emitía otro comunicado de aclaración de estas decisiones y tendía la mano a RMC para tratar de reconducir la situación. De momento, otros destacados pilotos, como Jorge del Cid, actual subcampeón del CERT, y Daniel Alonso, que participa en los dos, han anunciado su retirada en solidaridad con RMC y todo esto a pocas semanas de la celebración de las segundas pruebas de ambos certámenes, el Rallye de Tierra de Pozoblanco y el Sierra Morena de asfalto, las dos en la provincia de Córdoba. Lógicamente sus organizadores están preocupados por la repercusión en las listas de inscritos, en cantidad y en calidad; y también los aficionados, que es posible que no puedan ver a algunos de los equipos más destacados. Vaya mal rollo.

J.J. MEDINA

Sobre J.J. Medina

Deja un comentario