EN PUNTA

 

VEHÍCULOS CLÁSICOS

En muchas ocasiones podemos ver en los distintos medios de comunicación, noticias sobre la peligrosidad de los coches con más de 20 años, con estadísticas e incluso con anuncios de prohibiciones de circular en determinadas ciudades y condiciones. Para mí habría que distinguir dos tipos de usuarios de vehículos con esa edad: aquellos que han alargado su vida útil, por necesidad y falta de recursos para adquirir uno nuevo; y los aficionados a los clásicos, que han conservado o restaurado uno con más de 30 años, para salir con ellos de vez en cuando, o participar con ellos en reuniones. Afición que por otra parte ha notado un importante incremento en los últimos años en nuestro país.

Me gustan los clásicos, he ido a muchas de sus actividades como prensa, y tengo varios de ellos en casa. En concreto me voy a referir a una motocicleta fabricada en España en 1974, de cuatro tiempos y 350 cc; y a un coche de 1983, también de fabricación nacional, un utilitario de 903 cc, con la suspensión trasera por ballestas. Los dos tienen pasada la ITV, y los uso ocasionalmente, la moto más en verano y el coche en invierno, pues se desenvuelve bien en ciudad. Evidentemente no tienen los adelantos técnicos actuales, como el ABS, airbags, etc… pero también es cierto que no alcanzan ni de lejos las velocidades de sus similares actuales, y lógicamente no los conduzco igual.

A veces digo a mis familiares y amigos que son auténticos vehículos “ecológicos”, y algunos se extrañan, pero la razón es que desde que fueron fabricados, no se han reciclado, ahí están, con piezas cambiadas periódicamente, pero no han ido a la chatarra. Curiosamente esto coincide con el concepto de la “economía circular”, que es una estrategia que tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales como la producción de desechos. Se basaría en las tres R: reducir, reciclar y reutilizar, frente al esquema de la economía lineal: recursos-productos-residuos.

Además la restauración y uso de vehículos clásicos ayudan a mantener un patrimonio industrial que ha tenido una importancia en la historia del siglo pasado, en todos los países. Así que debemos proteger a los vehículos veteranos y no poner pegas para su circulación, siempre que cumplan la normativa vigente.

J.J. MEDINA

Sobre J.J. Medina

Deja un comentario